domingo, 20 de noviembre de 2016

Un pequeño cambio

   Periódicamente leemos y oímos que no vale la pena mantener la diferencia entre derechas e izquierdas, y quizás sea cierto. Se me ocurre desde hace tiempo una nueva oposición, que es la diferencia entre política natural y política racional.
   ¿Qué es natural? Muy sencillo, el territorio, la jerarquía y la estirpe. ¿Qué es racional? También muy sencillo, la igualdad de derechos y oportunidades por encima del sexo, la raza, la clase, el lugar de origen, etc. (En este caso, lo de sencillo es broma, claro está.)
   Esta idea me ha venido a fuerza de leer a los investigadores de Atapuerca en general y a Eudald Carbonell muy en particular, aunque claro, me tengo que informar al detalle sobre sus posiciones catalanistas. A lo mejor resulta que dentro de casa es más natural que racional, lo que tampoco me importaría mucho. Al fin y al cabo, una buena muestra de racionalidad es saber aprovechar las ideas independientemente de que su enunciador las cumpla o no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario