martes, 22 de noviembre de 2016

Sobre Fernando Savater

 Desde el principio admiré a este filósofo por varios motivos, entre ellos su anticlericalismo, su defensa a ultranza de la enseñanza pública como única vía de integración social y superación de desigualdades y su antinacionalismo. Esto lo debo matizar pues con la lectura de La desfachatez intelectual de Ignacio Sánchez Cuenca se me ha caído un poco el mito. Parece que FS no empezó a hablar alto contra ETA hasta algo después de los años de plomo, aunque justo es reconocer que no tardó mucho.
 Pero alguien que habla mucho y de muchas cosas también puede equivocarse mucho, y lo cierto es que sus opiniones sobre el tabaco y los toros me distanciaron mucho de él, resultaban realmente sofísticas.
 Luego anunció que se iba del PSOE pero que no podía irse al PP porque éste no quería  ciudadanos sino feligreses, lo que le hizo merecedor de un sonoro aplauso e incluso mi voto, por tres razones: esa misma, la reivindicación de una nueva ley electoral y la demostración de que el discurso nacionalista navarro no era sino un calco del discurso nacionalista vasco. Pena que luego UPyD, en lugar de impulsar esa parte más progresista de su ideario prefirió ser la sombra del PP, lo que le hizo perder votos por la izquierda sin obtenerlos, claro está, por la derecha.
 Y mientras tanto, FS, sin dejar de ser bastante crítico se vuelve a presentar al Planeta, ganándolo ahora -la primera vez fue finalista. Que un profesor de Ética participe en un premio literario amañado resulta difícil de calificar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario