martes, 7 de junio de 2016

Desesperación

A veces pienso que estamos peor que hace cuarenta años. Sí, los derechos y libertades de que disfrutamos son muy superiores a los de entonces, pero así como entonces había consciencia de que muchas cosas estaban mal y había que cambiarlas o mejorarlas, hoy el inmovilismo es preocupante.
Hace cuarenta años las Cortes franquistas podían haber bloqueado muchas iniciativas, podían haber sido una rémora pero no, comprendieron que su tiempo había pasado y votaron su propia disolución. Nuestro actual Parlamento carece de ese sentido de estado y prefiere seguir siendo una rémora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario