viernes, 14 de agosto de 2015

Ante los problemas

  Problemas vamos a tener siempre, la cuestión es cómo reaccionemos ante ellos. Creo que hay tres posibles posturas.

  Una es luchar, enfrentarse, que posiblemente sea la mejor. Otra es resignarse, aceptar, que no tiene por qué ser la peor. Al fin y al cabo, no todos los problemas tienen solución.
  Y la peor es hablar constantemente de ellos, darles vueltas sin decidirse. Me pregunto si los que la adoptan no necesitan, en el fondo, que los problemas existan porque si no, no tendrían de qué hablar.