sábado, 2 de mayo de 2015

¿A quién voy a votar?

   No es nada fácil. Lo primero, a un partido consciente de que la democracia es esencialmente laica, y ello implica impulsar ante todo la enseñanza pública, y no subvencionar a la privada si no cumple una serie de condiciones.

  Tarde o temprano, algún partido se ha de decidir a cambiar el sistema electoral vigente. Esto supone, fundamentalmente, dos medidas:

 A) Suprimir la ley d'Hondt y, en su lugar, dividir el censo electoral entre el número de escaños para
      establecer así un número de votos que todos los partidos tendrían que obtener para recibir un escaño.

 B) Establecer la circunscripción única, es decir, sumar los votos que un partido obtenga en todo el país
      en las elecciones generales y en toda la comunidad en las autonómicas.

 Mientras no se tomen estas medidas, no será cierto eso de que el derecho al voto nos iguala a todos.

 Algún partido tendrá que empezar a tomar en serio ciertas reivindicaciones ecologistas como reforestar con especies autóctonas de hoja ancha, más tren y menos AVE, un plan de gestión del agua que tenga en cuenta las necesidades reales de cada región...

 Por cierto, habrá que empezar a invertir el modelo de desarrollo vigente en los dos últimos siglos que ha despoblado buena parte del interior de España hipertrofiando la periferia.

 No sé si seguir, pues estoy diciendo mucho y no sé si hay algún partido así. Soñar es gratis.

No hay comentarios:

Publicar un comentario