sábado, 20 de diciembre de 2014

Navidad

   Qué absurdas son algunas discusiones, y por estas fechas lo comprobamos con quienes defienden a los Reyes Magos frente al intruso yanqui de Papá Noel -olvidando que San Nicolás fue un santo italiano- o con quienes -el hecho diferencial ante todo- se quedan con Olentzero frente a esos intrusos judeocristianos que son los Reyes. En fin.
   Por mi parte, pienso que el consumismo navideño no tiene patria, religión ni etnia y cuando veo la figura de cualquiera de los anteriores colgando de un balcón o una ventana, las ganas de practicar con ella el tiro al blanco son las mismas sea cual sea.
   Felices fiestas.