domingo, 24 de agosto de 2014

Gabrielle






      De vez en cuando hay películas de las que uno sale con una sensación difícil de definir pero cercana a la felicidad; con la idea de que el mundo no será bueno pero hay personas que saben sacar lo mejor de sí mismas, con la conciencia de que uno mismo es algo mejor que antes, y ésta es una de ellas. La historia de amor entre Gabrielle (Gabrielle Marion - Rivard) y Martin (Alexandre Landry), ambos disminuidos psíquicos pero excepcionalmente dotados para la música y el canto es un poema fugaz a la vez que una reivindicación del derecho de toda persona a amar y ser amada independientemente de sus limitaciones.
     Una película oasis.