sábado, 4 de enero de 2014

Cuando se deja de creer en Dios se acaba creyendo en cualquier cosa

 Esta frase de Chesterton tiene bastante por comentar. Lo primero, diremos que para un ateo creer en Dios no es más que una de las muchas formas de creer en cualquier cosa.

 No faltará quien responda que la creencia religiosa es una especie de antídoto: yo reservo la credulidad para este punto, y en lo demás soy racional. He conocido algunas personas así, pero no sé si son muchas, y desde luego no ha sido mi caso. Cuando yo creía en el dios cristiano también creía en el Monstruo del Lago Ness, en los ovnis, etc., y cuando dejé de creer lo uno también dejé de creer lo otro. 

 Creer es una necesidad de la mente humana, desde luego, y es evidente que la historia de Europa no se entiende sin la religión cristiana, pero no conviene mezclar lo cultural con lo personal. Chesterton era un escritor brillante, con mucho sentido del humor y gran habilidad para las paradojas, pero eso no significa que acertara siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario