jueves, 16 de enero de 2014

Y a mucha honra

 Esta frase es especialmente nefasta cuando viene precedida por la nacionalidad de quien la dice. Qué se puede esperar de quien presume de algo que, al fin y al cabo, se debe al azar.
  Las hazañas y fechorías de mis antepasados me podrán parecer dignas de admiración o de reproche, pero nunca de orgullo ni de vergüenza, sentimientos que reservo para mis propias acciones.

viernes, 10 de enero de 2014

El sueño de la razón produce monstruos


 
 

 En tiempos de Goya pasaban, sin duda, cosas muy curiosas. Por ejemplo, del segundo grabado dijo D. Francisco que el pueblo español debía llevar a cuestas a la corona, el clero, la nobleza, el ejército... Hay que ver cómo eran aquellos tiempos, tan distintos a los nuestros.

 En cuanto al tercer grabado, hay quien ha dicho que es profético pues el caballo representa a la sociedad, los lobos a la crisis y los perros a los políticos. Hay que ver qué cosas se les ocurren a algunos.

jueves, 9 de enero de 2014

Viva el Imperio Austrohúngaro

  Anoche volvía a ver una de las mejores películas de Luis García Berlanga, Bienvenido Mister Marshall, filmada en Villar del Río. Como suele suceder, en tiempos no supe mucho de Berlanga y empecé a conocer a fondo su obra poco antes de que muriera. Frases como Marquis of Leguineche and son, end of the saga. Yo, apolítico total, de derechas y la de esta película Como alcalde vuestro que soy os debo una explicación,  y esta explicación que os debo os la voy a pagar retratan una España de la que Cervantes, Quevedo, Goya, Larra, Baroja y Valle-Inclán, entre otros, sabían mucho.
  ¿Quién heredará tal carga crítica, tal mezcla de mala leche y simpatía?

sábado, 4 de enero de 2014

Cuando se deja de creer en Dios se acaba creyendo en cualquier cosa

 Esta frase de Chesterton tiene bastante por comentar. Lo primero, diremos que para un ateo creer en Dios no es más que una de las muchas formas de creer en cualquier cosa.

 No faltará quien responda que la creencia religiosa es una especie de antídoto: yo reservo la credulidad para este punto, y en lo demás soy racional. He conocido algunas personas así, pero no sé si son muchas, y desde luego no ha sido mi caso. Cuando yo creía en el dios cristiano también creía en el Monstruo del Lago Ness, en los ovnis, etc., y cuando dejé de creer lo uno también dejé de creer lo otro. 

 Creer es una necesidad de la mente humana, desde luego, y es evidente que la historia de Europa no se entiende sin la religión cristiana, pero no conviene mezclar lo cultural con lo personal. Chesterton era un escritor brillante, con mucho sentido del humor y gran habilidad para las paradojas, pero eso no significa que acertara siempre.